Me llaman distraída, soñadora y torpe. Pero tú puedes llamarme...

Mi foto
Todos y cada uno de nosotros tenemos dos caras, si no son más. Ewinor es mi segunda cara desde hace siete años. Siete años en los que he nacido, he crecido, he muerto y he vuelto a nacer, gracias a escribir, gracias a este blog donde se encuentra mi esencia, donde desnudo mi alma en cada frase; mi yo más oscuro, más pesimista, más tierno, más fuerte y por qué no decirlo, mi yo preferido. Siete años que me han hecho más fuerte y un poco más rara, si cabe. Éste es mi rincón secreto que por alguna razón siempre he querido compartir. ¿Y yo, qué soy? Yo soy todo lo que escribo, y lo que escribo es lo que soy.

5.12.13

Otoño

Su mirada es un otoño, una danza de hojas que bailan alrededor de una viva hoguera. Un mar de leña que te quema el alma. Una vitrina que expone al mundo todo lo que su boca calla. Un escalofrío en la espalda cuando sientes que te observa. Un susurro al oído, una tormenta que aparece en sueños y revuelve tu cama. El misterio de una noche estrellada, luminosa y cansada… 


Eso es su mirada.


Ewinor


(Gracias por haberme mirado con buenos ojos tanto tiempo, pero la realidad es la que refleja el espejo).

28.9.13

A-prender

Suaves melodías de piano se pasean por tus oídos. De golpe, esa calma estalla, las partituras arden y las líneas del pentagrama se calcinan. El endémico estío en el que estaba abstraída se resquebraja y el frío inunda cada poro.

Cómo actuar después cuando las pisadas se alejan y ya no existe el recuerdo que no traiga dolor. Refugiada en una jaula, prisionera, pero a salvo de la vida. Hibernan las emociones, muda de piel, vaga perdida en noches cerradas, entre labios, en busca de qué, de quién. Una ególatra intolerante a las caricias, una misántropa con alergia al amor. Todo es una tormenta efímera dentro de lo eterno que resulta el sufrimiento. Tras ello llega una calma, una redención y un folio en blanco.

Según se marchita el calendario, las penas se sobrellevan mejor y las alegrías son menos dinámicas, lo trivial pasa a serlo. No se puede desandar el camino andado y borrar huellas, ni colocar el acento en las palabras a las que les faltó énfasis, no es posible tachar momentos con bolígrafos de tinta negra, ni coger aquella moneda que yació resplandeciendo en el suelo… nada de eso está ya al alcance de su mano, tan solo cabe coger uno de esos bolígrafos y escribir su propia historia con ojos al futuro, aprendiendo del pasado

Apretar el puño, exprimir la vida con ímpetu y vivir con el acierto que faltó en aquel instante, 


ése que le ha hecho hoy ser quien es.

Ewinor

7.6.13

Incertidumbre

Tan inestable como una balanza, tan peligrosa como cristales rotos, despiadada como el azar.

Les miras y rompes a llorar por dentro. Las lágrimas no se ven, mostrarte débil no es una opción. El llanto se ahoga entre el humo de las fotografías que todavía arden al fuego, las miradas se cruzan buscando respuestas que no tienen preguntas a las que responder.

Lanzas una moneda hacia el ocaso y en tu mano siempre cae la cruz. Antes de echarlo a suertes ya sabías que la vida nunca te sonríe, la esperanza hace tiempo que te dijo adiós y tú misma te encargaste de romper en pedazos ese pasado que ahora echas de menos.

Todos ellos perecieron bajo la sombra del error, se perdieron entre los escombros que un buen día decidió dejar la vida. Qué poseen, de qué carecen… preguntas vanas, pues hace tiempo que nada es tangible.

Cuentan que algunos han llegado a morir ahogados en su reflejo. No por pecar de ilusos, sino por demencia, por querer recuperar el brillo de sus ojos en ese océano que atrapa a sus demonios interiores. Algunos ingenuos llegaron a pensar que la realidad estaba en su espejo y que todo sería tan efímero como el tiempo que tardaran en decidir apartar sus ojos del cristal.

Se equivocaban. La tortura es permanente, el pasado es el peso en los hombros que aniquiló a un futuro incierto y que es sostenido por un presente cansado y dolido.

Pero nada de esto es apreciable. Al otro lado muestran caras maquilladas con sonrisas que duelen más que llantos. Engañar es fácil, pero mentirse a uno mismo es lacerante. Todos pintan la felicidad, pero pocos lo hacen por inspiración, la mayoría plagian lo que ven, lo que les han contado antes de irse a dormir, antes de cerrar los ojos, antes de regresar al otro lado, al que no se ve… 

ése donde solo se llora.

Ewinor

27.4.13

Sonrisa


- A veces las ganas se van. Pero siempre debes mantenerte sonriendo, así todos se preguntaran por dentro qué estas tramando.
- ¿Así funciona tu sonrisa?
- Es una de las más espantosas y hábiles formas de ocultar el dolor.
- ¿Y si alguien, en lugar de sólo pensarlo, te preguntara por qué siempre estás sonriendo? ¿Qué le dirías?
- Me reiría, y pensaría que posiblemente esa persona sea el amor de mi vida.


Ewinor

19.4.13

Lo único que odio


He pasado el tiempo suficiente entre tus brazos como para saber dónde quiero estar. He escuchado tu voz lo suficiente como para saber qué es lo que quiero escuchar. Estoy a tu lado. Todo lo que necesito es un poco más de ti. Reímos juntos lo suficiente como para saber cómo quiero sentirme. He estado junto a ti lo suficiente como para saber por qué te necesito. Y estoy tan segura de que no quiero que te vayas... Nada consigue matar mis enormes ganas de estar contigo porque me gusta cada detalle de ti, de nosotros.

Me encanta cuando me tumbo en la cama y huelo a ti después de haberme pasado el día a tu lado; me enternece cuando te pasas el día metiéndote conmigo, me gusta cuando siento tu respiración en mi cuello.

Que todo el tiempo que paso a tu lado me parezca poco, me atonta cuando te me quedas mirando como un bobo, me divierte cuando me dices que soy rara, me entusiasman nuestras risas, nuestros miles de te quieros, me ablandan esos besos interminables, como si el secreto de la vida dependiera de ellos.

Estar a tu lado tardes enteras, cuando me mandas mensajes, cuando me dices que te encanto, cuando me dices que no me vaya…

Adoro  todo lo que haces para quedarnos dos milésimas de segundo solos y besarme.

Me enamoran tus besos, tus abrazos y .

Lo único que odio, es la idea de perderte.

Ewinor

31.3.13

Escribirnos


Si ya no sé
ni en qué pensar,
por miedo a ser,
 no soy contigo.

Me he visto hoy
al despertar,
gritando al Sol
que eras mi abrigo.

Triste recordar
un pasado sin futuro,
olvidado bajo el mar,
escondido tras su muro.

Por un tuyo...
mío, beso
suyo, frío
nuestro, orgullo.

Por promesas
y por sueños,
por princesas
sin su dueño.

Tras llorar la noche,
sale el alba,
y un “te quiero”.

Al abrir los ojos,
un llanto, 
suspiros,
y echar de menos.





Ewinor

14.3.13

Este texto lleva tu nombre

Hoy me he mirado al espejo por la mañana y he descubierto una chica que suma años, y también algo de desamor en su mirada. Me he vuelto a mirar antes de olvidar en la oscuridad, como cada día, ese espejo; y he descubierto una luz azul que a mis ojos asomaba. 


Porque también ha habido amor; amor de trenes que hacen más cortas las distancias; amor entre cadenas; amor sin fin y sin pedir nada.

Pero sobre todo he visto de qué estoy hecha; lo que desde mi alma aflora y se refleja en el espejo a través de mi mirada. Solo entonces, a la pálida de luz de un perezoso día que asoma entre nostalgias, me he dado cuenta por fin, de que estoy hecha de trozos de ti, de mil inviernos de fría luz que lucha por no perder la esperanza. Estoy hecha de noches de angustia, todas esas que tú has pasado; de mil enojos de niña que quería congelar el tiempo y encerrarlo en una jaula.

También estoy hecha de miedo, ese que a veces a ti te gana; y de mil mañanas de gloria, esas mañanas de sábado consumidas entre sábanas blancas. De todos esos pedazos se compone ahora mi vida; una vida que se alimenta de las horas que me regalas.

Por eso si tú te vas, a mi no me quedará ya nada. Si pierdes la esperanza, si te cansas y dejas de respirar, solo me queda emprender el vuelo y esconder tras tu huida mi mirada.

No destruyas los sueños azules, el tic tac de los relojes y cien suspiros caprichosos que asoman entre olor a chocolate, de ventanas que se abren al mundo y de paseos que siempre quedan en promesas.


Ewinor

10.2.13

Carta jamás escrita


<< En un ataque de sinceridad diré, que no he sido honesta conmigo misma. He tratado de esculpir tus labios en otros besos, he errado al buscar copos de nieve en tormentas de arena, me declaro culpable de intentar rallar mis memorias de diamante con botellas de cristal.

La conciencia es mala compañera, arrepentirse es motivo de hacerlo. No hallé razón para intentarlo una vez más, pero tampoco argumentos sólidos para no hacerlo. La vida es una teoría que me dio mil ejemplos, pero sólo un camino para resolverla. Si bien el tiempo ha pasado a ser etéreo, el reloj no ha dejado de recordarme el tiempo que llevo sola.  Es una soledad que me acompaña siempre, a pesar de verme rodeada de personas que pelean por sacar una sonrisa a mis labios.

Percibo que el amor es tan ambiguo como la vida y tan irrepetible como la muerte, no entiende de sinónimos, ni de intentos frustrados. El amor es o no es. Y esta dualidad es extrapolable a las personas que lo padecen; yo fui, tú no. Es como el cuento eterno que escucho antes de irme a dormir. No sé por qué sigo empeñada en buscar un final feliz, cuando ni siquiera hubo un principio. Fue un espejismo, en la balanza pesaban más las intenciones que la realidad, fue un pellizco pícaro del destino. Y entre el antes y el después me perdí a mí misma, el rumbo de aquella historia lo llevabas tú al timón de mis latidos.

Soy consciente de que ya no duele, pero al pasar la mano sobre mi pecho, aún lo noto áspero, y mis venas aún andan de resaca. Y si me molesta la lluvia no es por mojarme, es porque no veo el sol. Si no sonrío es porque no me apetece, si miro con desprecio el 14 de febrero y las rosas me hacen cosquillas es porque no tengo ganas de amar. >>

Esta es la carta que jamás leerás, la carta por la que no derramarás ni una sola lágrima y la que nunca, nunca, te obligará a esperar de madrugada a que la última estrella del cielo deje de brillar al salir el sol.

Porque mi pluma no empuñará en la vida estas palabras, porque entre cada letra que las forma, se esconde una mentira.


Ewinor

4.1.13

Nominada

He sido nominada por el blog de http://cuandoquieresdesaparecer.blogspot.com.es/, blog que por cierto, no seguía. Pero bueno, ya hablamos de pasado.

No soy muy partidaria de cosas de este tipo, pero aprovecho éste ya que puede ser una buena oportunidad para conocerme, reírse conmigo, reírse de mí, etc.

¡Allá vamos!

1. ¿Libro favorito? 
Cazadores de Sombras.

2. ¿Cuál sería tu mayor sueño? 
Actualmente, creo que mi mayor sueño por cumplir sería publicar un libro.

3. ¿Cuál ha sido el pensamiento que más te ha costado sacarte de la cabeza? 
Cualquier pensamiento negativo, la sensación de que las cosas están yendo mal.

4. En tu opinión, ¿que es mejor, que te digan un te quiero mirándote a los ojos, o que te escriban una carta preciosa diciéndote que no pueden estar sin ti? 
Depende de lo especial que sea la carta y de si el hecho de decir "te quiero" a los ojos es algo rutinario o más común. Depende de lo que para esa persona pueda significar escribirlo en un papel. Hay personas que con una sola frase escrita pueden hacerte temblar, y otras que lo consiguen simplemente mirándote a los ojos.

5. ¿Donde te gustaría vivir? 
Dublín, me encantaría. En su defecto, algún lugar tranquilo de Canadá.

6. ¿Que te gustaría hacer, aunque te parezca una locura? 
Organizar un viaje sorpresa, en los que subes al avión y no sabes dónde va a aterrizar y vivir allí durante un mes, sola y sin avisar a nadie.

7. Algún deporte que nunca has probado pero que si te gustaría hacerlo. 
Lo cierto es que ninguno que no haya practicado antes.

8. ¿Cual es tu cantante, o grupo de música favorito? 
Me resulta imposible elegir un grupo de música solo pero podría decantarme por 30 Seconds To Mars.

9. Un regalo perfecto para San Valentín. 
Un regalo perfecto sería que en San Valentín no me regalasen nada, por lo menos nada material. Algo que no se pueda tocar, como un simple paseo, una noche viendo una película. Hacer un poco más especial el momento que pases con esa persona.

10. ¿Sonrisas torcidas? 

Sí, por favor.



Aprovechad y pasaros por el blog que me ha nominado, el enlace está arriba.


¡Gracias!