Me llaman distraída, soñadora y torpe. Pero tú puedes llamarme...

Mi foto
Todos y cada uno de nosotros tenemos dos caras, si no son más. Ewinor es mi segunda cara desde hace siete años. Siete años en los que he nacido, he crecido, he muerto y he vuelto a nacer, gracias a escribir, gracias a este blog donde se encuentra mi esencia, donde desnudo mi alma en cada frase; mi yo más oscuro, más pesimista, más tierno, más fuerte y por qué no decirlo, mi yo preferido. Siete años que me han hecho más fuerte y un poco más rara, si cabe. Éste es mi rincón secreto que por alguna razón siempre he querido compartir. ¿Y yo, qué soy? Yo soy todo lo que escribo, y lo que escribo es lo que soy.

28.12.11

Después de ti

No sé qué ha ocurrido. Pero sé qué no va a ocurrir. Que todo lo pasado parece ya una mentira, ya no son ni recuerdos, son sueños que se mezclan con la almohada como lágrimas al llorar.

Se me va a pasar la vida pensando, suponiendo "¿y si?" ¿Y si diera un paso hacia delante? ¿Qué pasa si al dar ese paso caigo por el acantilado que las lágrimas me impidieron ver? ¿Y si me diera igual golpearme contra las rocas que cubren el fondo del acantilado solo por quitarme este peso que tengo apuñalándome el pecho? 
.
Demasiadas preguntas, ninguna respuesta. Porque supongo que como siempre, todos esos interrogantes quedarán sin contestar. Sé que piensas que soy cobarde, pero no me importa. Tengo asumido que unas veces se gana y otras se pierde
.
A veces confesar las cosas no hace más que empeorarlo todo.

Pero aun así, no puedo evitar repetir una y otra vez que me encantas. Que me vuelves loca. Que soy capaz de pasar muchísimo tiempo sin saber de ti, y que en el momento en que creo que estoy mejor, y que puedo empezar de nuevo sin ti, vuelves a aparecer. Y me pones la cabeza patas arriba
Porque yo ya no sé qué pensar de todo esto. Sé que algo me falla ahí arriba, pero jamás pensé que un tornillo suelto pudiera llegar a afectar hasta tal extremo.

¿Y qué es lo mejor que puedo hacer en estos casos? Escribir, por supuesto. Intentar dar salida a todo lo que pienso, a todos esos sentimientos que poco a poco me ahogan y me dejan sin un ápice de aire. Porque tú jamás debes enterarte de todo esto. Por miedo, vergüenza, cobardía, comodidad, como lo quieras llamar. Quizás la palabra más correcta sea amargura.
.
Hay veces que la gente mete la pata, y yo, por supuesto, no iba a ser la excepción. Nunca sabrás que poder abrazarte es lo que más deseo. Que te admiro, de la cabeza a los pies, y sin ninguna duda, que te quiero. 

Aunque eso no me haga ningún bien.

Atte//: Ewinor