Me llaman distraída, soñadora y torpe. Pero tú puedes llamarme...

Mi foto
Todos y cada uno de nosotros tenemos dos caras, si no son más. Ewinor es mi segunda cara desde hace siete años. Siete años en los que he nacido, he crecido, he muerto y he vuelto a nacer, gracias a escribir, gracias a este blog donde se encuentra mi esencia, donde desnudo mi alma en cada frase; mi yo más oscuro, más pesimista, más tierno, más fuerte y por qué no decirlo, mi yo preferido. Siete años que me han hecho más fuerte y un poco más rara, si cabe. Éste es mi rincón secreto que por alguna razón siempre he querido compartir. ¿Y yo, qué soy? Yo soy todo lo que escribo, y lo que escribo es lo que soy.

29.10.12

Guerra de nadie


Suspiros que salen de su boca cada vez que recuerda sus ojos, cada vez que al bajar los párpados imagina su voz afónica entre el cuello y la oreja. Dos armas letales que ella nunca vio como amenazas.

¡Qué ingenua! Nunca se le hubiera pensado por la cabeza que aquello que cada noche le hacía soñar y tocar las nubes con los dedos, cualquier día haría que las lágrimas rodaran rostro abajo hasta recubrir sus labios con un amargo sabor salado.

Una pistola invisible apuntaba a su sien, ignoraba que estaba condenándose a sí misma. Que iría de cabeza a una muerte segura. Cada “te quiero” era una bala que cada vez costaría más arrancar del corazón.

¿Qué hará ahora que la guerra ha terminado? ¿Cuál de los dos bandos ha salido ganando? Quizás no debió cerrar los párpados y subir a su nube. ¡Si fue culpa suya! Él le advirtió que los pies en la Tierra es donde mejor están -el que avisa no es traidor, dicen-.

Él sostenía la pistola, pero no puede culparle. ¡Fue ella misma la que decidió apretar el gatillo! ¿Qué hará ahora con las balas? Quitarlas una a una duele demasiado. Dejar que permanezcan no dejará sanar la herida. Pero ella ya está acostumbrada al dolor, ¿o no? Al fin y al cabo parece que le busca las cosquillas.

Sácate esas balas, que no te pertenecen y olvídalas en un rincón.

Esta guerra no era tuya.

Ewinor