Me llaman distraída, soñadora y torpe. Pero tú puedes llamarme...

Mi foto
Todos y cada uno de nosotros tenemos dos caras, si no son más. Ewinor es mi segunda cara desde hace siete años. Siete años en los que he nacido, he crecido, he muerto y he vuelto a nacer, gracias a escribir, gracias a este blog donde se encuentra mi esencia, donde desnudo mi alma en cada frase; mi yo más oscuro, más pesimista, más tierno, más fuerte y por qué no decirlo, mi yo preferido. Siete años que me han hecho más fuerte y un poco más rara, si cabe. Éste es mi rincón secreto que por alguna razón siempre he querido compartir. ¿Y yo, qué soy? Yo soy todo lo que escribo, y lo que escribo es lo que soy.

27.4.13

Sonrisa


- A veces las ganas se van. Pero siempre debes mantenerte sonriendo, así todos se preguntaran por dentro qué estas tramando.
- ¿Así funciona tu sonrisa?
- Es una de las más espantosas y hábiles formas de ocultar el dolor.
- ¿Y si alguien, en lugar de sólo pensarlo, te preguntara por qué siempre estás sonriendo? ¿Qué le dirías?
- Me reiría, y pensaría que posiblemente esa persona sea el amor de mi vida.


Ewinor

19.4.13

Lo único que odio


He pasado el tiempo suficiente entre tus brazos como para saber dónde quiero estar. He escuchado tu voz lo suficiente como para saber qué es lo que quiero escuchar. Estoy a tu lado. Todo lo que necesito es un poco más de ti. Reímos juntos lo suficiente como para saber cómo quiero sentirme. He estado junto a ti lo suficiente como para saber por qué te necesito. Y estoy tan segura de que no quiero que te vayas... Nada consigue matar mis enormes ganas de estar contigo porque me gusta cada detalle de ti, de nosotros.

Me encanta cuando me tumbo en la cama y huelo a ti después de haberme pasado el día a tu lado; me enternece cuando te pasas el día metiéndote conmigo, me gusta cuando siento tu respiración en mi cuello.

Que todo el tiempo que paso a tu lado me parezca poco, me atonta cuando te me quedas mirando como un bobo, me divierte cuando me dices que soy rara, me entusiasman nuestras risas, nuestros miles de te quieros, me ablandan esos besos interminables, como si el secreto de la vida dependiera de ellos.

Estar a tu lado tardes enteras, cuando me mandas mensajes, cuando me dices que te encanto, cuando me dices que no me vaya…

Adoro  todo lo que haces para quedarnos dos milésimas de segundo solos y besarme.

Me enamoran tus besos, tus abrazos y .

Lo único que odio, es la idea de perderte.

Ewinor