Me llaman distraída, soñadora y torpe. Pero tú puedes llamarme...

Mi foto
Todos y cada uno de nosotros tenemos dos caras, si no son más. Ewinor es mi segunda cara desde hace siete años. Siete años en los que he nacido, he crecido, he muerto y he vuelto a nacer, gracias a escribir, gracias a este blog donde se encuentra mi esencia, donde desnudo mi alma en cada frase; mi yo más oscuro, más pesimista, más tierno, más fuerte y por qué no decirlo, mi yo preferido. Siete años que me han hecho más fuerte y un poco más rara, si cabe. Éste es mi rincón secreto que por alguna razón siempre he querido compartir. ¿Y yo, qué soy? Yo soy todo lo que escribo, y lo que escribo es lo que soy.

16.9.10

A veces es mejor rendirse

A veces creo perderme, camino con cuidado y cada paso que doy miro atentamente a ambos lados. No creo saber por dónde voy o dónde me estoy metiendo, pero sigo; sin miedo.

Pienso cuidadosamente cada movimiento, para no caerme y volver a sentir el fracaso. Cada instante que pasa me doy cuenta de que me encuentro cada vez más perdida y aunque mi paso sea seguro y mi mirada altiva no creo saber dónde estoy.

Comienzo a desesperarme al darme cuenta que mis pasos comienzan a perder seguridad y que ya no me siento como antes.

No puedo evitar preguntarme qué me está pasando. Busco respuestas, las cuales no hallo, pero no me rindo. Sigo mi camino, ahora con miedo, que me paraliza. Paro. Me siento a pensar y trato de tranquilizarme. No puedo. Decido correr, sin mirar hacia ningún lado, sin pensar, sin punto de conexión con la realidad.

Es entonces cuando caigo en ese abismo de oscuridad que no había visto antes. No veo nada a mi alrededor, sólo siento un vacío. A veces lo mejor es rendirse y dejar que la melancolía te domine.

Ahora me encuentro mejor, puedo pensar con claridad y sé que aquí nadie me verá llorar..

Ewinor

No hay comentarios: