Me llaman distraída, soñadora y torpe. Pero tú puedes llamarme...

Mi foto
Todos y cada uno de nosotros tenemos dos caras, si no son más. Ewinor es mi segunda cara desde hace siete años. Siete años en los que he nacido, he crecido, he muerto y he vuelto a nacer, gracias a escribir, gracias a este blog donde se encuentra mi esencia, donde desnudo mi alma en cada frase; mi yo más oscuro, más pesimista, más tierno, más fuerte y por qué no decirlo, mi yo preferido. Siete años que me han hecho más fuerte y un poco más rara, si cabe. Éste es mi rincón secreto que por alguna razón siempre he querido compartir. Lo que escribo es lo que soy.

7.12.12

Tic, tac

Ese viejo reloj caoba me está retando a un pulso.
Desde una esquina me ahoga; mi corazón en su puño.
<<Tic, tac>>
Y me mira.
Aguarda. 
¿Será que me está retando?
<<Tic, tac>>
Y ahora calla.
¡Silencio!
No le oigo, pero está hablando.

<<¿Qué tramas, dios Cronos, tú que todo sabes curarlo?
Dame tan solo un segundo para poder olvidarlo.
Y las lágrimas se escapan, río abajo, sollozando. 
Se oye al viento susurrar, con tu nombre entre sus labios.
Más allá se ve a la Luna, con un ángel de la mano. 
Se lo lleva por la senda, y lo aleja de mi lado.
¡Que no escape! Él es mío. Y anhelo tanto sus labios...
Lo que yo daría al cielo por tan siquiera probarlos.>>


Pero al final de la noche, hay que acabar despertando,
media vida y medio sueño, con los ojos entronados.

Robé al tiempo más de mil suspiros,
¿a quién estaba engañando?
<<Tic, tac>>
Si levantamos cuando caímos,
¿qué se nos ha olvidado?
<<Tic, tac>>
Que el tiempo vuela, y se nos fue de las manos.
Nos advirtió el jaque, quisimos seguir jugando.
<<Tic, tac>>


Y es que el tiempo, cielo... 
Siempre, siempre, acaba ganando.



Ewinor

No hay comentarios: