Me llaman distraída, soñadora y torpe. Pero tú puedes llamarme...

Mi foto
Todos y cada uno de nosotros tenemos dos caras, si no son más. Ewinor es mi segunda cara desde hace siete años. Siete años en los que he nacido, he crecido, he muerto y he vuelto a nacer, gracias a escribir, gracias a este blog donde se encuentra mi esencia, donde desnudo mi alma en cada frase; mi yo más oscuro, más pesimista, más tierno, más fuerte y por qué no decirlo, mi yo preferido. Siete años que me han hecho más fuerte y un poco más rara, si cabe. Éste es mi rincón secreto que por alguna razón siempre he querido compartir. ¿Y yo, qué soy? Yo soy todo lo que escribo, y lo que escribo es lo que soy.

28.11.10

Todo ocurre por alguna razón

Algunas veces las personas llegan a nuestras vidas y rápidamente nos damos cuenta de que ésto pasa por que debe de ser así: para servir un propósito, para enseñar una lección, para descubrir quiénes somos en realidad, para enseñarnos lo que deseamos alcanzar..

No sabemos quiénes son esas personas, pero cuando fijamos nuestra atención en ellos sabemos y comprendemos que ellos afectarán nuestra vida de una manera profunda.

Algunas veces pasan cosas que parecen horribles, dolorosas e injustas, pero abrimos los ojos y nos damos cuenta de que sin esas contradicciones nunca hubiésemos madurado. Nos hacen fuertes.

Nada sucede por casualidad o por la suerte. Enfermedades, heridas, amor, momentos perdidos de grandeza o de puras tonterías, todo ocurre para probar nuestros límites.

Sin estas pequeñas pruebas la vida sería como una carretera sin rumbo a ningún lugar, cómoda y segura, pero sin destino.

La gente que conocemos afectan nuestra vida, las caídas y los triunfos nos hacen ser únicos. Podemos aprender de las malas experiencias. Es más, quizás sean las más significativas en nuestras vidas.

Si alguien nos hiere, nos traiciona o rompe nuestro corazón, le damos gracias porque nos ha enseñado la importancia de perdonar, de la confianza y a tener más cuidado de a quién le abrimos el corazón.

Debemos aprender a abrir los ojos a las cosas pequeñas de la vida., hacer que cada día cuente y apreciar cada momento.

Y aprender de todo porque quizás más adelante no tengamos esa oportunidad, entablar conversaciones con gente desconocida porque puede ser una de esas oportunidades.

Mantengamos la cabeza en alto porque tenemos todo el derecho a hacerlo, fuera de ataduras, sin reglas, pasando del sistema y de las normas. Perdemos el tiempo.

Cada uno debe crear su propia vida, ser como queramos ser, sin miedo a lo que digan y buscar nuestra propia vida.

 Sólo queda vivirla

Atte:// Ewinor

2 comentarios:

Irene Gresley dijo...

Me has alegrado el día, ahora ya tengo un por qué :)
(Ya te contaré de que te hablo...)
Me encanta Mitad :) <3

Ewinor dijo...

Sí sí, ya me dirás :)
Me alegro Irene ^^
Te quiero (L)