Me llaman distraída, soñadora y torpe. Pero tú puedes llamarme...

Mi foto
Todos y cada uno de nosotros tenemos dos caras, si no son más. Ewinor es mi segunda cara desde hace siete años. Siete años en los que he nacido, he crecido, he muerto y he vuelto a nacer, gracias a escribir, gracias a este blog donde se encuentra mi esencia, donde desnudo mi alma en cada frase; mi yo más oscuro, más pesimista, más tierno, más fuerte y por qué no decirlo, mi yo preferido. Siete años que me han hecho más fuerte y un poco más rara, si cabe. Éste es mi rincón secreto que por alguna razón siempre he querido compartir. ¿Y yo, qué soy? Yo soy todo lo que escribo, y lo que escribo es lo que soy.

20.11.10

El destino ¿amigo o enemigo?

Nos dedicamos a ver pasar el tiempo, a ver cómo nuestros más remotos sueños pasan sin poder hacer nada al respecto.
Nos resignamos, nos rendimos ante cualquier complicación por mínima que sea y hacemos de ella un mundo.

Hasta que llega un día en que el destino hace que nuestra vida dé un vuelco.
Conocemos a alguien, de forma casual y resulta increíble.

Al principio sentimos curiosidad, pero esa curiosidad se va convirtiendo en algo más. Te das cuenta de que compartes miles de gustos, aficiones y sentimientos. Esa persona pasa a formar una parte de tí, es más que amistad. Es tu mitad, tu alma gemela. Aprendes a quererla.

Es la persona con la que puedes hablar de todo, la única capaz de entenderte. Consigue hacerte reír siempre, sea como sea.
Es tan especial que nada más dejar de hablar con ella, ya sientes que te falta algo, te encuentras vacío por dentro.



Pero el destino es caprichoso y no nos lo pone fácil.

Nos separa de nuestra alma gemela usando los kilómetros, se acumulan, se hacen interminables y deseas poder verla algún día.

El tiempo se hace eterno y la distancia, veneno.

Y.. ¿sabéis qué?

¿Qué importa todo eso? ¿Qué importa la distancia?

La distancia no quiere separarnos. Quiere ponernos a prueba, fortalecer esa relación, hacernos fuertes. Pasamos momentos amargos, pero eso hace que la recompensa, cuando llegue, sea más dulce.

Nuestra recompensa será inolvidable y única.

Porque..

La amistad y el amor no se miden en kilómetros

Atte:// Ewinor

3 comentarios:

Irene Gresley dijo...

Me encanta :]
Sabes qué? Yo tengo una amiga Soriana que vive muy lejos, que cuando acabo de hablar con ella ya la echo de menos, que no me importa la distancia que nos separa... Sí, tengo una alma gemela pelirroja muy muy guapa tía :3
Te quiero (L)

Ewinor dijo...

Ooh yo tengo una Irene gallega que es lo mejor de lo mejor.
Y la distancia hará que nuestro encuentro sea único (L)

Ángela dijo...

Me encanta..a veces tenemos personas que estan lejos por desgracia pero puede que esos km hagan que la amistad o el amor sean mas intenso cuando les ves.
Te dejo aqui mis dos blogs,si quieres pasate :)
http://elsilencioentumirada.blogspot.com/
http://promesadebeso.blogspot.com/