Me llaman distraída, soñadora y torpe. Pero tú puedes llamarme...

Mi foto
Todos y cada uno de nosotros tenemos dos caras, si no son más. Ewinor es mi segunda cara desde hace siete años. Siete años en los que he nacido, he crecido, he muerto y he vuelto a nacer, gracias a escribir, gracias a este blog donde se encuentra mi esencia, donde desnudo mi alma en cada frase; mi yo más oscuro, más pesimista, más tierno, más fuerte y por qué no decirlo, mi yo preferido. Siete años que me han hecho más fuerte y un poco más rara, si cabe. Éste es mi rincón secreto que por alguna razón siempre he querido compartir. ¿Y yo, qué soy? Yo soy todo lo que escribo, y lo que escribo es lo que soy.

19.11.14

MENETYS


Carmín y marfil se tornaron censura, 
en el perfil de sus labios sellados.

Una sonrisa frustrante, 
un corazón desgarrado,
un grito sin nombre, callado.

Se escondía la última estrella,
tras su mirada distante.
Entre sus piernas, la Luna,
y algún placer delirante...

Tembalaba el pulso al rozar su mano, 
el tacto sutil de la Muerte.

El presente sabía amargo,
la sangre brotaba entre sus dientes.

Ya era tarde y estaba cansada,
y no quiso, ni pudo, salvarte...


Ewinor

No hay comentarios: